BLOG

13 pesadillas para programadores

Por [N1] Fred el | Añadir comentario

hockey_mask

Para la gran mayoría de personas las cosas que les causan pesadillas son bastante estándar: fantasmas, arañas, ser perseguidos por maníacos homicidas en máscaras de hockey, etc… Pero para otros sus peores temores nacen de cosas menos convencionales.

Tomemos, por ejemplo, a los desarrolladores de software. Si le preguntas a un programador de software cual es su peor pesadilla, probablemente tenga poco que ver con brujas o gatos negros y más con la tecla del punto y coma que no funciona o un producto de Microsoft. Tras analizar diversos foros sobre las mayores fuentes de preocupación para programadores, aquí describiremos cuales son las 13 pesadillas para programadores más comunes.

1. No puedo resolver mi duda usando Internet

Páginas web del estilo Stack Exchange se han convertido en herramientas fundamentales en la caja de herramientas de un desarrollador de software. Por supuesto que también hay muchísimos otros foros para desarrolladores a los que recurrir para buscar ayuda. Nada le hiela más la sangre a un programador que quepa la más remota posibilidad que esta aparentemente infinita fuente de conocimiento para programadores no pueda responder sus dudas.

Citas:

“Ir a Stackoverflow y ver el post de alguien con tu misma pregunta colgada desde hace un año y sin respuestas.” Jorge Irun

“!Ver que una respuesta dada por buena en el foro no me funciona!” Ramchand Rajasekaran

2. Las teclas más importantes del teclado dejan de funcionar

No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que el teclado es muy importante para un desarrollador. Pero no todas las teclas son creadas -ni valoradas por los desarrolladores- de igual forma. Algunas teclas se usan muchísimo más que otras por algunos lenguajes de programación en concreto, como el punto y coma en JavaScript, Perl y Objective-C. A los programadores les encantan los atajos de teclado y usan muchísimo más el teclado que el ratón, para ahorrarse tiempo y prevenir lesiones. No resulta sorprendente entonces que los desarrolladores de software se despierten en medio de la noche con sudores fríos soñando que su tecla preferida del teclado ha dejado de funcionar, o lo que es peor, ha desaparecido.

Citas:

“Mi peor pesadilla es cuando deja de funcionar la tecla del punto y coma.” Ali Akbar

“Escribir un montón de lineas de código para descubrir que las teclas de control han dejado de reaccionar…….” Nikesh Shetty

3. Internet está caída -o desaparecida-

Un tipo de pesadilla menor es que el foro de una herramienta en particular esté caído o en mantenimiento y no se pueda resolver una duda, pero muy distinto es cuando toda la red está caída y no se puede acceder a Internet, punto. Porque después de todo, además de acceder a los foros, la red es como un gran baúl lleno de muchas otras cosas útiles como software de código abierto y snippets de código.  Por no decir lo difícil que sería el acceso a servidores remotos o en la nube, la programación en equipo o tu servicio favorito para hacer streaming de música online si Internet de repente se cae… Así que si en verdad quieres acongojar a un programador, grítale “!NO HAY INTERNET!”. Asegúrate de tener un desfibrilador a mano.

Cita:

“Si Internet y Google desaparecen tendríamos que volver a una época arcaica de aislamiento y oscuridad. Estaríamos atascados sin saber muy bien qué hacer si nos topamos con un bug.”Thoriq Firdaus

4. Un bug crítico que no soy capaz de reproducir

Para arreglar un bug, un desarrollador tiene que antes ser capaz de replicar las condiciones que lo ocasionaron en un entorno de desarrollo o de pruebas. Después, si hay suerte, se puede diagnosticar y arreglar el error antes de ser implementados en un entorno de producción. Muchos desarrolladores temen a los bugs que solo ocurren aleatoriamente y no se pueden replicar en un entorno controlado. Ese dichoso bug se convierte en muy crítico el día que te hace quedar mal delante de un cliente muy importante. Esto es una verdadera pesadilla para un programador.

Citas:

“… bugs que solo hacen aparición en demos ante muchos clientes o clientes importantes.” Jeremy Friesner

“Un pantallazo azul que no se puede replicar en la empresa pero que sucede todos los meses en casa del cliente.” Joe Wezorek

5. Falta de buena -o de cualquier tipo de- documentación

Sentarse a entender un código que ya existe sin la ayuda de una buena documentación o comentarios en el código es complicado. Hacerlo sin documentación o comentarios en el código es incluso más fastidiado. Esto no solo es aplicable al código escrito por terceros que hereda un programador, sino también al código que un mismo programador ha escrito en el pasado y que no ha documentado bien. El código indocumentado, no importa quien lo haya picado, siempre es una verdadera pesadilla.

Citas:

“Hacer el mantenimiento de software viejo y no documentado. Literalmente tengo pesadillas con eso.” Sam Sartor

6. Jefes y directores del infierno

A nadie, ni a programadores ni a nadie, les gusta tener superiores entrometidos o incompetentes. A mayores, los desarrolladores de software sienten especial aversión por gestores no técnicos que meten las narices en su código. Aquellos directores que prometen cosas que no se pueden hacer, los que infravaloran el tiempo que requiere picar el código para un proyecto y los que toman decisiones tecnológicas también aparecen de forma recurrente en las pesadillas de los programadores que pegan gritos en mitad del sueño.

Citas:

“Para mi lo peor es un gerente “dolor de muelas” que se cree que está sobre-cualificado y espera poder cumplir con las expectativas de los clientes -cualesquiera que sean- antes de tiempo. Esos que se creen que la programación es cosa de minions y que el código aparece mágicamente por el aire.” Rachit Agrawal

 7. Limpiar y adecentar el código de otros

A casi ningún programador le gusta tener que trabajar sobre el código de otro; después de todo, el código de otro programador nunca podrá ser tan bueno como el de uno, ¿no? ;). Incluso el código de un tercero bien documentado puede ser un dolor de cabeza. Que te pida hacer un debugging, refactorizar, o modernizar y adaptar el código que otro ha picado, probablemente hace ya muchas lunas, hará que el corazón de cualquier programador empiece a bombear sangre -y no precisamente por cosas buenas-.

8. El cambio en los requisitos de un proyecto

Independientemente de como se presente en las formas, a los desarrolladores de software les gusta tener los requisitos de la aplicación que van a programar claramente delimitados y que se mantengan inamovibles. En la práctica, esos requisitos sí varían sobre la marcha, y aveces de forma justificada, y otras por tener malos responsables de proyectos, y otras por quejas o interferencias de mandos superiores o de los propios clientes. Sea cual sea la razón, el temor a requisitos cambiantes -especialmente en el último minuto- siempre ronda por el alma de los desarrolladores. 

9. Código que desaparece para siempre

No importa cuantas horas meta un desarrollador en programar software, todo será inútil si el código desaparece por sorpresa. El código puede desaparecer de forma inesperada por varias razones, que van desde olvidarse simplemente de guardar un archivo hasta fuerza mayor  divina o bugs maliciosos incomprensibles y desafortunados. Cualesquiera que sea la causa, y a pesar de todo el cuidado y el mimo que se ponga, los programadores siempre viven aterrados pensando que todo su esfuerzo, todas esas horas de algoritmos y funciones pueden desvanecerse sin dejar rastro. 

10. Internet Explorer

Los programadores siempre sienten aversión y dolor de estómago por algunas tecnologías. Por ejemplo, los desarrolladores webs temen tener que programar cosas que funcionen en Internet Explorer. A pesar de seguir siendo uno de los navegadores más populares, IE es inmisericorde con los desarrolladores web. Y para empeorar las cosas, las antiguas versiones, que eran incluso más despiadadas y tenían aun más usuarios, necesitan más soporte que las versiones más modernas y amigables. Digamos que si Jason Vorhees de las películas de Viernes 13 tuviese que atemorizar a un grupo de desarrolladores web, su máscara sería el logo de IE. 

11. Lesión o dolor físico

La programación no es un trabajo físico, pero como en muchas otras profesiones que requieren picar datos en un ordenador todo el día, sería difícil hacerlo sin brazos, manos y dedos. Además cualquier cosa que afecte negativamente la visión o la habilidad general para pensar de forma lógica sería un problema. Naturalmente, por lo tanto, una pesadilla típica para desarrolladores de software sería la inhabilidad de usar o la pérdida total de una o más partes vitales del cuerpo.

12. Mi bug lesiona, hiere o mata a alguien

Ningún desarrollador de software quiere ser el causante de un bug. Pero no todos los bugs son igual de desastrosos. Algunos son tediosos pero inofensivos. Otros le pueden suponer un coste a la empresa o al cliente e incluso puede suponer perder el puesto de trabajo al desarrollador de software responsable del mismo. Pero el peor escenario en temas de bugs para un desarrollador se da cuando el bug implica hacer daño físico o incluso la muerte de alguien… 

13. Fallos de segmentación

Una pesadilla muy habitual entre los programadores es toparse con un fallo de segmentación. Este error se produce por una violación de acceso a la memoria, es decir, intentar acceder a memoria restringida o llevar a cabo una acción restringida. Normalmente en estos casos la unidad de acceso a la memoria notifica al sistema operativo, que a su vez notifica el proceso ofensor que, mayormente, termina con el programa colgado y en un dolor de muelas para el desarrollador que tiene que intentar dar con la causa del problema. Por eso esas palabras, fallo y segementación, juntas son una pesadilla para un programador. 

 Nota: este artículo es una traducción de este post.

Velneo es el entorno ágil para el desarrollo
de aplicaciones empresariales

DESCARGAR VELNEO

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta dichas cookies y nuestra política de cookies. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies