Blog

Digitalización y automatización: ¿Qué son y cómo se relacionan?

Digitalización y automatización: ¿Qué son y cómo se relacionan? 1

La digitalización y la automatización pueden parecer las típicas palabras de moda en las empresas, pero no son sólo jerga. La realidad es que ambas son fundamentales para obtener una ventaja competitiva.

En nuestra sociedad centrada en la tecnología, los individuos adoptan y aprovechan rápidamente la tecnología en su beneficio, y la gente espera que las empresas sigan el ritmo de los cambios en el comportamiento de los consumidores.

Sin embargo, Forrester muestra que el 77% de las empresas siguen dependiendo, al menos parcialmente, de procesos en papel, y el 63% de programas tipo Excel. Como resultado, las empresas se esfuerzan por satisfacer las expectativas de los consumidores en torno a la velocidad y las experiencias agilizadas.

Para seguir siendo competitivas, las organizaciones tienen que acelerar sus esfuerzos de digitalización y automatización para seguir el ritmo del cambio.

Pero en un entorno en el que las discusiones sobre la digitalización y la automatización suelen sonar similares, ¿cuál es exactamente la diferencia entre ambas? ¿Y cómo pueden las soluciones low-code ayudar a las empresas a obtener una ventaja competitiva mientras se digitalizan y automatizan?

Digitalización frente a automatización: ¿Cuál es la diferencia?

Los términos «digitalización» y «automatización» son similares en teoría, pero son muy diferentes en la práctica.

La digitalización es el proceso de convertir cualquier cosa que esté en papel a un formato digital. Pasar las copias en papel de los historiales de los pacientes a un formato digital que pueda ser procesado por un ordenador, por ejemplo, es digitalizar los historiales de los pacientes para crear historiales médicos electrónicos.

La digitalización es el primer paso hacia la automatización, porque la información tiene que estar disponible y ser digerible para cualquier tecnología de automatización antes de poder automatizarla.

La automatización, en cambio, mejora los procesos que ya se ofrecen. Aprovecha los dispositivos o el software y se basa en una serie de reglas escritas por expertos en la materia del negocio para realizar tareas sin ninguna intervención humana.

Al realizar tareas como el envío automático de recordatorios a los clientes y códigos de descuento personalizados, por ejemplo, la automatización ayuda a las organizaciones a seguir siendo competitivas en el mercado y libera a los trabajadores para que se centren en actividades de valor añadido.

¿Qué significa digitalizar un proceso empresarial?

Digitalizar un proceso empresarial convierte un proceso no digital en un formato digital. Para empezar, significa pasar del almacenamiento en papel a los almacenes de datos basados en la nube y reducir las ubicaciones físicas en favor de una mayor presencia online.

Tomemos como ejemplo los bancos. Hace sólo unos años, los clientes tenían que ir físicamente a una sucursal, hacer cola e interactuar con un cajero para hacer algo tan sencillo como ingresar un cheque en papel.

La digitalización de estas transacciones ha hecho que los bancos sean mucho más eficientes y estén más centrados en el cliente, ya que ahora los consumidores pueden hacer sus propios trámites en el sitio web o la aplicación de su banco.

Además de agilizar los procesos empresariales, la digitalización puede hacerlos más precisos. Las empresas farmacéuticas son un buen ejemplo.

Además de reducir drásticamente el tiempo de comercialización, la digitalización de los procesos de investigación y desarrollo ha reducido los errores humanos y ha aumentado la probabilidad de cumplir las normas.

Por si fuera poco, la digitalización de los procesos de desarrollo de medicamentos ha preparado a las empresas de ciencias de la vida para la futura automatización.

¿Qué significa automatizar un proceso empresarial?

Automatizar un proceso empresarial implica utilizar la tecnología para realizar tareas repetitivas de forma sistemática. Por regla general, se considera que un proceso está automatizado si antes se realizaba manualmente, pero ahora se ejecuta sin intervención humana.

Cuando se hace bien, la automatización puede liberar a los empleados para que se centren en proyectos empresariales o creativos más urgentes.

Un ejemplo cotidiano de un proceso empresarial que puede automatizarse es la generación de informes recurrentes. Los informes son importantes porque los dirigentes necesitan estar informados, pero los mandos intermedios a veces tienen dificultades para consolidar toda la información que reciben y presentar una imagen bien pensada a los dirigentes.

En lugar de hacer que los individuos escriban informes de estado y los envíen por correo electrónico manualmente, los estados pueden introducirse en una base de datos centralizada que consolide la información automáticamente.

Esto puede liberar a los mandos intermedios para que evalúen los datos que reciben de forma más crítica y presenten las ideas que descubren de forma más eficaz. Con un envío mejor y más frecuente de la información crítica para el negocio, la dirección puede tomar medidas más significativas.

Digitalización y automatización: La combinación que toda empresa necesita

En general, las empresas que adoptan la digitalización encuentran más fácil procesar y almacenar los datos críticos y son capaces de mantener sistemas que les ayudan a satisfacer las necesidades de los clientes con mayor eficacia. La automatización ayuda a los clientes a obtener lo que necesitan con mayor rapidez y desplaza la atención operativa de las tareas repetitivas a otras más complejas que añaden valor al negocio. Las empresas que digitalizan sus operaciones pueden aprovechar las tecnologías emergentes, como la inteligencia artificial, para descubrir nuevas formas de optimizar y personalizar los procesos automatizados, que pueden presentar oportunidades para obtener fuentes de ingresos adicionales o aumentar la fidelidad de los clientes.

Cómo el desarrollo de low-code permite la digitalización y la automatización

El low-code permite que personas sin formación en codificación se dediquen a la automatización, poniendo la tecnología al alcance de cualquiera que necesite una solución.

A diferencia de la orquestación de un proceso con un sistema de gestión de procesos empresariales o de la automatización de un solo paso de un proceso con la automatización de procesos robóticos, las herramientas de low-code no requieren complejas secuencias de comandos línea por línea para cada conmutador o equilibrador de carga.

Cuando los usuarios quieren automatizar un proceso, pueden identificar los datos que consumirá el proceso, añadir lógica empresarial y asignar ejecutores a cada tarea del flujo de trabajo.

Muchas plataformas de low-code también tienen integraciones con otro software de la empresa para que los usuarios puedan conectar sin problemas un proceso con otro. Y como las herramientas de low-code son tan visuales, parecidas a un diagrama de flujo, es fácil ver cómo una acción afecta a otra.

Conclusión

Para superar las expectativas de los clientes, las empresas de desarrollo deben ser ágiles, receptivas y eficientes.

La automatización y la digitalización son esenciales para el futuro de cualquier cliente, y aunque la barrera de entrada para la automatización y la digitalización puede parecer alta, una plataforma de low-code puede proporcionar un punto de acceso sencillo que las empresas pueden utilizar para obtener una ventaja competitiva.

No te quedes atrás: invierte hoy en una plataforma low-code para tus desarrollos futuros.

Dejar un comentario