Blog

7 de las más populares plataformas de desarrollo low-code

7 de las más populares plataformas de desarrollo low-code 1

Las herramientas de desarrollo low-code ayudan a las organizaciones a realizar tareas que van desde simples formularios y sitios web hasta integraciones de aplicaciones y BPM. A continuación, se presentan siete de las principales herramientas de low-code.

Una empresa quiere desarrollar un generador de cupones, un calendario con su marca o una aplicación de recetas con su marca. Las universidades quieren hacer un seguimiento de los estudiantes o de los cursos. Un concesionario de automóviles independiente quiere automatizar parte del proceso de planificación o servicio.

Este tipo de proyectos suele hacer que los departamentos de TI frunzan el ceño. Probablemente no proporcionarán los beneficios comparables a los de una gran actualización de ERP que requiera la atención de TI. Pero para los que no tienen un departamento de TI, estos proyectos requieren que las organizaciones dediquen recursos para un equipo de programación o inviertan en la externalización del trabajo.

Sin embargo, estos costosos cometidos no deben impedir que las organizaciones lleven a cabo un gran proyecto de TI. En su lugar, estas organizaciones deberían considerar una herramienta de low-code orientada a los trabajadores de la línea de negocio (LOB) con algunos conocimientos de programación. Estos empleados pueden utilizar la herramienta para crear aplicaciones sencillas e importantes, pero quizás no lo suficientemente urgentes como para que las TI las desarrollen.

Eso sí, vuelvo a destacar que aunque muchas de estas herramientas se posicionan en el mercado para «trabajadores con conocimientos de programación», yo diría que estas herramientas son para desarrolladores, independientemente de si lo son por formación o por afición. Hay que saber programar en todo caso y tener la capacidad de análisis de soluciones, lo que requiere además experiencia programando.

Argumentación a favor de una plataforma de desarrollo low-code

La idea de escribir menos código arrastrando y soltando objetos no es nueva. Visual Basic apareció en 1991; SQL (originalmente Structured English Query Language, o SEQUEL) pretendía que los analistas -no los programadores- diseñaran las peticiones a la base de datos en algo similar al inglés hablado o escrito.

El desarrollo low-code de hoy en día viene de un lugar muy similar: Dar a los trabajadores de la LOB herramientas de alto nivel que proporcionan el 80% de la funcionalidad por el 20% del esfuerzo. Los empleados pueden apuntar estas herramientas a una base de datos u hoja de cálculo y crear un sitio web o una aplicación móvil. Estas aplicaciones tienen una funcionalidad básica de creación, lectura, actualización y eliminación (CRUD), y quizás almacenan los datos en la nube.

El desarrollo low-code puede ayudar a realizar las tareas estándar con rapidez, pero las organizaciones necesitarán algo de programación para desarrollar aplicaciones con sus opciones preferidas. Las aplicaciones CRUD requieren al menos algunas reglas de programación y verificación; necesitan rastrear los nuevos pedidos hasta un producto, y ese producto debe tener una bandera «actual» activada.

Las organizaciones pueden querer un filtro de búsqueda específico o un botón de «borrado» en un formulario, o la capacidad de extraer imágenes de perfil vinculadas a un ID de usuario de una base de datos, o construir un sitio web con su «hoja de estilo» establecida de fuentes y colores. No querrás descubrir que estas opciones y preferencias no son fácilmente accesibles o incluso posibles varios meses después de un proyecto de low-code.

Mantén unas expectativas de desarrollo low-code realistas, recurra a la ayuda de TI cuando sea necesario y evalúe cómo una herramienta de desarrollo low-code puede satisfacer sus necesidades específicas. Esta guía examina algunas de las herramientas de low-code más populares del mercado -sin ningún orden en particular- para ayudarle a reducir su selección antes de la adopción.

Mendix

En principio, Mendix se parece mucho a un entorno de desarrollo tradicional. La herramienta funciona a través de un sitio web en el que te conectas y ves tu proyecto. Puedes apuntar la herramienta a una base de datos, una hoja de cálculo o construir la tuya propia y Mendix crea un «proyecto». El software utiliza un enfoque de ingeniería de software tradicional: utiliza historias similares a las de Agile para hacer un seguimiento del trabajo, guarda los cambios automáticamente y te permite «publicar» el trabajo en curso en un entorno de prueba o de producción.

Las suscripciones de nivel superior a la herramienta proporcionan más entornos de prueba, lo que permite que varias personas trabajen en el producto al mismo tiempo, o que tu empresa pueda realizar pruebas de aceptación del usuario mientras el programador trabaja en la siguiente característica. El diseño de flujos y el modelo de datos por separado te permiten diseñar, por ejemplo, una aplicación de comercio electrónico, de registro de conferencias o cualquier otra aplicación de complejidad media. Los programadores pueden profundizar en el código real de las propias pantallas.

Mendix puede ejecutarse localmente e interactuar con tus propias bases de datos internas. Esto significa que los programadores que se conectarían por SQL pueden interactuar con sus propias bases de datos locales para que los datos no queden atrapados en la nube. Esta capacidad es muy diferente a la de otras herramientas de low-code que almacenan los datos y sólo te permiten exportarlos a un archivo de texto o por API.

La plataforma en sí tiene todas las campanas y silbatos de un IDE «real», incluyendo pruebas unitarias, pruebas de extremo a extremo, validación de modelo a pantalla, control de versiones tradicional al estilo de los programadores y múltiples entornos de prueba.

Sin embargo, toda esa funcionalidad tiene un precio. Mientras que la edición comunitaria de la herramienta es gratuita, el precio inicial de la edición profesional es de casi 2.000 dólares al mes en el momento de la publicación de este artículo.

Microsoft, Salesforce y Oracle tienen herramientas de low-code profundamente integradas en sus plataformas más amplias. Las empresas que ya utilizan las plataformas de estos proveedores pueden encontrar un valor adicional en ese nivel más profundo de integración en comparación con lo que puede ofrecer Mendix. Sin embargo, Mendix también está empaquetado en la Plataforma en la Nube de SAP, por lo que puede resultar atractivo para las empresas que ya la utilizan. Mientras que algunas organizaciones se sentirán desanimadas por el precio de Mendix, puede encajar con un grupo más técnico que quiera más control.

Velneo

Velneo es una plataforma low-code que cubre el ciclo completo de desarrollo: está diseñada para hacer más rentable el desarrollo, implantación y mantenimiento, en la que los programadores disponen de código empresarial abierto reutilizable y personalizable, como el framework vERP. Y además la plataforma, el código y todos los recursos formativos están en español. Está concebida para desarrolladores prácticos que están cansados de escribir código y para «desarrolladores hechos a si mismo».

Velneo lleva más de 20 años en el mercado y muchos de sus desarrolladores lo que más destacan de la plataforma low-code es la fiabilidad y robustez de su base de datos, especialmente concebida para el desarrollo y el mantenimiento casi inmediato de software de gestión empresarial.

Programar profesional en Velneo conlleva una suscripción mínima de 186 euros al mes (sin tener en cuenta el alta), y luego cada usuario se tarifica en función de si ejecuta sus aplicaciones en local o en cloud, y también en función del número de los mismos.

Salesforce Lightning

En cierto modo, la plataforma Salesforce tiene una larga historia (desde 1999) de creación de SaaS para automatizar nichos de negocio concretos, como las ventas y el CRM. Su más reciente herramienta de desarrollo low-code, Salesforce Lightning, permite a las empresas crear extensiones sobre Salesforce. Más allá de las aplicaciones CRUD básicas y los diagramas de flujo, la herramienta utiliza el lenguaje interno APEX, que es similar a Java.

Si tu empresa ya utiliza Salesforce y quiere ampliar su funcionalidad o crear aplicaciones que se integren con otro software, la plataforma Salesforce Lightning es una buena opción. Las organizaciones pueden encontrar Lightning aún más atractivo si tienen programadores internos dispuestos a escribir algo de código «cola» en Java para conectar sistemas, o si la aplicación deseada es sencilla y requiere poca personalización.

Salesforce Lightning utiliza un sistema de tarifas por niveles con mayor funcionalidad y asistencia. Su enfoque por usuario te empuja hacia las aplicaciones para empleados -construidas sobre Salesforce- con la tarifa como un simple recargo. Las organizaciones pueden gastar entre 25 y 100 dólares por usuario al mes por la plataforma en sí, y entre 25 y 300 dólares por usuario al mes como opción de paquete con la más amplia Salesforce Cloud.

Microsoft Power Apps

En los años 90, Microsoft Visual Basic permitía a los usuarios arrastrar y soltar elementos como cuadros de texto, etiquetas y botones en un formulario. Podías hacer doble clic en los botones para añadir un poco de código, por ejemplo para guardar el envío del formulario.

Microsoft Power Apps es esencialmente Visual Basic en la web, con la posibilidad de que los usuarios desplieguen en la web o en una aplicación móvil. El propio Power Apps se ejecuta a través de un navegador web, lo que significa que no hay que instalar nada y no hay que preocuparse por los permisos para emitir actualizaciones y parches, lo que constituye una ventaja fundamental del modelo SaaS.

Gran parte de la automatización de low-code comienza con una hoja de cálculo o una base de datos de Microsoft Access que se ha convertido en un cuello de botella o un riesgo empresarial. Uno de los objetivos es trasladar los datos a una base de datos profesional -quizás alojada en la nube- que se convierte en un verdadero trabajo de ingeniería de software, en lugar de que varios representantes del servicio de atención al cliente actualicen una unidad compartida. Otro posible valor añadido es permitir el autoservicio. Los representantes de ventas pueden consultar los datos ellos mismos en lugar de llamar para «leerlos» o incluso hacer actualizaciones ellos mismos. Microsoft Excel y Access pueden integrarse ampliamente con Office 365 y Microsoft Dynamics, por ejemplo: Selecciona un usuario del CRM, rellena algunos campos y el software crea una venta.

Si tu organización utiliza herramientas de programación de Microsoft, a tu personal técnico le resultarán familiares las interfaces de Power Apps. Los equipos también pueden encontrar un atractivo adicional en Power Apps si almacenan sus datos en Azure y quieren modificar los datos de producción con las herramientas.

Las tarifas de Power Apps pueden ser por usuario, a partir de 40 dólares al mes, o por aplicación, a partir de 10 dólares por usuario al mes. Esto hace que las aplicaciones desarrolladas por los departamentos de negocio con apoyo de TI sean factibles, e incluso que haya aplicaciones externas.

Oracle Visual Builder

Oracle Visual Builder es otra aplicación de desarrollo visual como Microsoft Power Apps. Visual Builder podría ser más adecuado para las organizaciones que ya están vinculadas a la base de datos de Oracle y al lenguaje de programación Java.

El código del front-end de Visual Builder es HTML/JavaScript/CSS; los programadores tradicionales pueden editar ese código directamente, utilizar la interfaz de arrastrar y soltar, o ir y venir entre los dos. Mientras que Power Apps está vinculado a Microsoft, Visual Builder está vinculado a la pila de Oracle, por lo que puedes enviar tu código a GitHub, o gestionar tus dependencias a través del repositorio Maven o realizar una integración continua con Gradle. Visual Builder también admite una exportación completa de tu proyecto como archivo de texto, por lo que puedes exportar y guardar tu aplicación de Visual Builder para sacarla «de la nube».

La extensa documentación de Visual Builder (360 páginas) parece una guía formal de un lenguaje de programación en lugar de low-code. Explica los permisos del cortafuegos, las variables de entorno, la integración del control de versiones y los entornos de prueba, cosas que los desarrolladores quieren que el low-code les quite de encima.

Un aspecto interesante es que las herramientas para desarrolladores de Oracle para Visual Builder son gratuitas, pero la empresa gana dinero cobrando por hora de CPU del producto. Por ello, es difícil calcular los costes. Esto no será un gran problema a menos que quieras ser el próximo Reddit o Google, ya que la mayoría de las aplicaciones low-code no se despliegan a escala web. Aun así, infórmate de las tarifas antes de comprometerte con la plataforma. Los asientos para desarrolladores son gratuitos, así que es barato experimentar.

En general, Visual Builder podría encajar mejor para equipos más técnicos que quieran más herramientas de ingeniería de software, y puedan trabajar a través de una curva de aprendizaje y configuración.

Zoho Creator

Zoho desarrolló primero docenas de aplicaciones de low-code -herramientas básicas como el correo electrónico, el seguimiento de proyectos, el CRM y el calendario para la web- antes de utilizar sus herramientas para crear programas y abrirlos a otras empresas. Esto fue en 2005, cuando Gmail estaba en fase beta, Google Docs no existía y Microsoft Office funcionaba en un ordenador local y no en la web.

Zoho Creator comienza con 45 plantillas de aplicaciones preconstruidas, como Seguimiento de Bichos, Gestión Inmobiliaria, Gestión de Donantes y Seguimiento de la Contratación, entre otras. Una vez creada la aplicación, puedes modificarla y desplegarla en la web o en dispositivos móviles, incluidas las tabletas. La forma predeterminada de interactuar con las aplicaciones de Zoho es a través de un proceso completamente de arrastrar y soltar, sin necesidad de código. En el momento en que se dispara un evento, como una acción de guardar, puedes codificar en Deluge, un lenguaje de programación similar a JavaScript personalizado para Zoho.

Zoho cuesta entre 12 y 45 dólares al mes y se cobra por usuario, pero también por uso de recursos. Los «usuarios» en Zoho son estrictamente internos; puedes abrir el software a clientes externos, pero eso disparará el precio una vez que alcances cientos o miles de clientes. Revisa la tabla de precios de Zoho para entender todas las combinaciones que podrían cambiar el precio, y las ventajas que ofrecen esos niveles.

Si una empresa quiere evitar a los grandes proveedores y los problemas de bloqueo, y «beber su propio champán», Zoho se ajusta al molde. El nivel de usuario único es gratuito para siempre, así que puedes construir sobre él y luego decidir si los clientes vendrán.

Appian

Appian es una herramienta algo especializada, diseñada originalmente para el software de gestión de casos, pero las funciones integradas en el software se comportan de forma similar a las aplicaciones CRUD y también funcionan en otras áreas, como el flujo de trabajo y los datos definidos, el control de acceso de los usuarios, los permisos y la captura de datos de cambios para la auditoría. Las organizaciones necesitan saber quién ha cambiado qué y cuándo, cómo establecer plazos y también cómo buscar o filtrar según las reglas.

Cuando introduces una fuente de datos en Appian, la aplicación resultante se construye asumiendo esos controles y sigue siendo low-code. Como la mayoría de las plataformas de low-code, Appian tiene un nivel gratuito con muchas variables. Una organización que quiera crear una aplicación compleja puede trabajar con el proveedor para obtener unas tarifas sencillas y planas que limiten parte del riesgo si la aplicación tiene demasiado éxito. Appian también ofrece despliegues automáticos y multicanal en la web, el teléfono o la tableta, «escribe una vez y ejecuta en cualquier lugar» sin recargos. Este concepto es común, pero no universal. Por ejemplo, en Visual Builder de Oracle esto se convertiría en dos o tres proyectos diferentes para desarrollar, aunque podrían compartir la lógica de negocio.

Dejar un comentario