Blog

Cómo las tecnologías low-code han cambiado la forma en que las empresas se transforman digitalmente

Cómo las tecnologías low-code han cambiado la forma en que las empresas se transforman digitalmente 1

Hace unos días mi compañero Mario Conde, CEO de Velneo, concedió una tribuna de opinión sobre las tecnologías low-code y su futuro.

En dicho artículo dice:

«Usar herramienta Low-Code permite a las empresas centrarse al 100% en resolver las necesidades de sus clientes, sin estar tan pendientes de la tecnología. El ahorro de tiempo les permite crecer al poder gestionar más clientes en el mismo tiempo. El Low-Code empodera a las personas y democratiza el desarrollo de aplicaciones, por eso nadie después de usarlo quiere renunciar a él.»

Desde Velneo sabemos que incluso antes de Covid-19, las empresas han estado experimentando grandes cambios en la forma de realizar su trabajo. Dónde y cómo trabajan los empleados y qué herramientas se utilizan para garantizar que las operaciones sean lo más eficientes y sin errores posibles han sido objeto de cambios a medida que las empresas tratan de digitalizarse y automatizarse más.

El low-code se ha convertido en una tecnología prometedora para alcanzar estos objetivos de transformación, pero ¿ha demostrado la Covid-19 que tiene un lugar permanente en el software empresarial?

La llamada de atención de Covid-19

Casi todos los sectores se vieron empujados a un cambio rápido para responder adecuadamente al brote de coronavirus. El número de empleados que trabajaban desde casa pasó del 25% en 2018 al 67% este mes de marzo, y las exportaciones de materias primas en China se redujeron un 13,5%; eso es más de lo que ocurrió durante el brote de SARS en 2008, y esto sin duda perturbó las cadenas de suministro en todo el mundo como resultado.

La gravedad de estos cambios repentinos en la forma de trabajar resultó desastrosa para algunos y más fácil para otros. Se firmaron apresuradamente contratos para aplicaciones muy necesarias, y los departamentos de TI se vieron abrumados por la tarea de configurar la infraestructura de TI de su empresa a una configuración completamente diferente.

El alcance del impacto negativo de Covid-19 en las empresas se ha reducido a lo digitalizadas que estaban las empresas de antemano y a lo rápida que fue su respuesta, lo cual estuvo determinado principalmente por sus modelos de negocio preexistentes y los sistemas en los que se basaban.

La Covid-19 fue una disrupción del mercado que ni siquiera las organizaciones más avanzadas podían haber previsto o acomodado de antemano, y las largas medidas necesarias para personalizar sus plataformas con el fin de responder resultaron ser lamentablemente lentas. Para muchas empresas, fue una brusca llamada de atención que les hizo tomar conciencia de lo rígida, ineficiente y anticuada que era realmente su tecnología heredada.

Cómo prevalecieron las herramientas low-code

Para muchos de los que les fue mejor, fue su software de low-code el que salvó el día. Al estar construidas a propósito y servir de lienzo para que las empresas desarrollaran nuevas aplicaciones de la forma más rápida y sencilla posible, las plataformas low-code eran más que capaces de manejar los planes de respuesta, recuperación y reactivación de las empresas. Garantizaban la agilidad y la flexibilidad en tiempos de incertidumbre y cambios drásticos, y todo ello sin apenas programación.

Mientras muchas empresas se esforzaban por encontrar las diversas aplicaciones y herramientas necesarias para trasladar oficinas enteras al trabajo a distancia a través de proveedores externos, las que disponían de plataformas de low-code podían crear nuevas aplicaciones para gestionar los cambios en la gestión de la cadena de suministro, las operaciones de trabajo a distancia y mucho más en tan sólo unos días en su propia plataforma.

Al aprovechar las capacidades de low-code, evitaron posibles problemas de seguridad de los datos, costes hundidos y, quizá lo más importante, evitaron perder un precioso tiempo de respuesta.

Cambio permanente: ¿Es el low-code el futuro del software empresarial?

Si no lo era antes ya, esto también debería ser una llamada de atención para las empresas que quieren seguir siendo resistentes y flexibles. El low-code ya era un concepto prometedor; Forrester predijo que el gasto en tecnología low-code alcanzaría los 21.200 millones de dólares en 2022, incluso antes de que se produjera el brote.

Ahora tenemos una prueba visible y en tiempo real de su capacidad para soportar una automatización y un desarrollo de aplicaciones escalables y rápidos, así como una prueba de que éstas son prioridades que toda empresa debería tener en lo más alto de su lista de inversiones tecnológicas. Naturalmente, las empresas con visión de futuro tendrán que avanzar en la misma dirección.

Antes, las organizaciones se fijaban en las funciones avanzadas -sobre todo en las capacidades de IA- que tienen sus plataformas, y en la cantidad de herramientas que tenían preparadas. Pero estas funciones son en vano si no son fácilmente comprensibles, configurables y personalizables sin necesidad de mucha programación y tiempo.

Para seguir siendo ágiles y reducir el gasto en TI, las empresas van a tener que dar cabida a los usuarios empresariales y a los desarrolladores ciudadanos dispuestos a cubrir una gran parte de las necesidades de desarrollo de su empresa.

El futuro del software empresarial ha empezado a alejarse de la idea de proporcionar tantas funciones avanzadas desde el principio como sea posible con la esperanza de que cubra todas las bases, y se dirige más hacia la provisión de una plataforma ágil con herramientas que permitan a las empresas personalizar y crear aplicaciones según sus necesidades únicas y automatizar los procesos rápidamente.

Las empresas ya no preguntarán: «¿Qué herramientas tiene el software?». En su lugar, se preguntarán: «¿Qué podemos hacer con él y con qué rapidez podemos hacerlo?». Para ello, lo más probable es que los proveedores de software empresarial respondan con más herramientas y funcionalidades low-code. Es este sistema orientado a la democratización del desarrollo de aplicaciones el que ha demostrado ser vital para las empresas que necesitan una rápida automatización y una transformación sin problemas.

Elegir una herramienta low-code adecuada

De entre los proveedores y soluciones que existen, ¿cuál es la más adecuada para tu organización? He aquí algunos consejos para ayudarte a seleccionar la plataforma de low-code adecuada:

– Determina entre 10 y 12 puntos de criterio para asegurarte de que la solución se ajusta exactamente a tus requisitos en términos de funcionalidad.

– Investiga los casos de uso de cada herramienta low-code: las hay especializadas en videojuegos, en apps móviles, en software de gestión, etc.

– Revisa los estudios de casos de organizaciones que han utilizado la solución para comprender lo que puedes esperar tras la implantación.

– Apúntate a las pruebas para tener una mejor idea de las características más allá de las descripciones del producto.

– Solicita una reunión y una demo con un proveedor para discutir una propuesta para los objetivos de tu proyecto.

– Involucra a todo el equipo en el proceso de selección para garantizar un alto grado de adopción.

La demanda de low-code está aquí y es mayor que nunca. Ya no es un concepto divertido que vale la pena examinar y probar: está remodelando el futuro del software empresarial. Se está convirtiendo en la pieza central de las estrategias de TI y transformación digital de las empresas, desde la sanidad hasta el comercio minorista y todo lo demás.

Muchos responsables de TI van a responder, sin duda, centrándose más en la funcionalidad low-code al seleccionar su software empresarial.

Artículos relacionados: ¿Cual es el mejor programa para crear apps sin saber código? (no-code y low-code), ¿Qué es una plataforma low-code?, Guía para elegir una tecnología de desarrollo low-code

Dejar un comentario