Blog

Cómo las plataformas low-code promueven el desarrollo ágil

Cómo las plataformas low-code promueven el desarrollo ágil 1

¿Qué es el trabajo ágil?

El concepto de trabajo ágil es una respuesta a la complejidad cada vez mayor de los procesos empresariales y a la velocidad de los cambios en campos como el desarrollo o el marketing. Los equipos ágiles están diseñados para aumentar la eficiencia y la innovación mediante una mayor adaptabilidad.

Se basa en un manifiesto, agilemanifesto.org, escrito en 2001 por un grupo de expertos en el campo del desarrollo de software. Establece los principios rectores y los principios que utiliza un equipo ágil. Entretanto, el concepto también se está aplicando en muchos otros sectores.

Principios rectores

Los cuatro principios rectores del desarrollo ágil son:

  1. Las personas y las interacciones más que los procesos y las herramientas
  2. Software funcional más que documentación exhaustiva
  3. Cooperación con el cliente más que negociación de contratos
  4. Responder al cambio más que seguir un plan

«Es decir, aunque pensamos que los valores de la derecha son importantes, valoramos más los de la izquierda», dice el manifiesto literalmente.

En la aplicación del trabajo ágil para empresas ajenas al desarrollo de software, la palabra «software» puede sustituirse simplemente por «servicio» o «producto». Estos principios rectores dejan claro que la dimensión social, así como el resultado final y el trabajo adaptable, se sitúan por encima de los aspectos técnicos y la documentación.

Los principios del Manifiesto Ágil describen importantes piedras angulares del trabajo ágil. Se hace especial hincapié en la estrecha cooperación y la comunicación directa, así como en el requisito de una alta motivación y auto-organización de los empleados.

La gestión debe ser más de apoyo (liderazgo de servicio) y de confianza, en lugar de mandar y controlar desde arriba. En lugar de un plan quinquenal, se formulan visiones que sirven de eje para cualquier reordenación necesaria en la planificación.

Además, la continuidad es especialmente importante en muchos ámbitos. El ritmo de trabajo debe ser uniforme -no se prevén horas extras-, mientras que los cambios y las nuevas ideas son bienvenidos y se incluyen continuamente en el desarrollo.

Esto también forma parte de la reflexión continua que sirve para optimizar continuamente los procesos y la organización en el equipo. Esto incluye también el cuestionamiento de los pasos del trabajo, la búsqueda de soluciones sencillas en la medida de lo posible y la evitación de tareas innecesarias.

Sin embargo, los principios no deben entenderse como una fórmula para el equipo perfecto. Cada equipo está formado por personalidades diferentes y tiene que desarrollar su propio método de trabajo óptimo mediante el aprendizaje y la reflexión continuos. Esta fase de «encontrarse a sí mismo» es una parte importante del camino hacia un equipo ágil que funcione bien.

Métodos ágiles

Además de los principios, también se han desarrollado algunos métodos ágiles muy conocidos, como Scrum o Kanban. Scrum, por ejemplo, se basa en «sprints de desarrollo» cortos, de días a semanas, como máximo meses. A continuación, el puesto alcanzado se presenta al cliente o al gestor. Entonces, las sugerencias de optimización o los nuevos conocimientos se absorben directamente y se incorporan al siguiente sprint.

Sin embargo, no se consigue un enfoque ágil con una aplicación pura de estos métodos. Más bien, la interiorización de los principios rectores y de los principios -la mentalidad ágil- es importante para poner en práctica el trabajo ágil y así tener éxito.

No obstante, los métodos ágiles se toman a menudo prestados y en algunos lugares se utilizan con éxito en equipos menos ágiles.

Sin embargo, el trabajo ágil no es adecuado para todos los equipos. Tiene mucho sentido, sobre todo en el complejo entorno del mercado, en el que las adaptaciones a los nuevos contextos forman parte del día a día y la planificación a largo plazo apenas es posible.

¿Cómo puede Velneo apoyar el trabajo ágil?

El desarrollo y la sencilla puesta en marcha de aplicaciones empresariales con una plataforma low-code, como Velneo, tiene muchas ventajas para los equipos ágiles. A continuación detallo algunas:

  • Se pueden utilizar los bloques o módulos pre-programados para construir aplicaciones rápidamente y en pasos sencillos para el equipo
  • Para los requisitos especiales de un proyecto, Velneo permite crear elementos propios con su propio lenguaje o con JavaScript.
  • La gran transparencia de la base de datos y lo fácil que se entiende cualquier desarrollo en Velneo permiten el trabajo ágil y la auto-organización en un equipo, de modo que la inteligencia colectiva de los expertos puede utilizarse de forma óptima.
  • Gracias a las posibilidades de automatización de las aplicaciones y a la fácil integración de software externo mediante APIs, se ahorra un tiempo valioso, por ejemplo, durante las actividades de documentación
  • Por otro lado el historial de versiones, que permite ver proyectos pasados y futuros, es muy beneficiosa para el aprendizaje y la mejora continua para los desarrolladores.

Si quieres conocer en más detalle por qué Velneo favorece la programación ágil, no dudes en ponerte en contacto y uno de nuestros consultores tecnológico te atenderá personalmente

Dejar un comentario