BLOG

¿Cómo saber si seré un buen desarrollador de aplicaciones de gestión empresarial?

Por [N1] Fred el | Añadir comentario

Flexibilidad ante el cambio

En nuestra empresa, Velneo, y en todas las del grupo empresarial, Visual MS, una de las máximas que siempre tenemos presentes y que nos ayudan a anticiparnos al futuro es del filósofo presocrático de la antigua Grecia, Heráclito de Efeso que gira en torno al razonamiento que el fundamento de todo está en el cambio incesante, del “todo fluye, somos y no somos”, aunque hoy en día su frase más manida, “lo único constante es el cambio”, ha quedado un poco como un cliché.

Sea un cliché o no (porque seguro que se nos ocurren entre todos muchas cosas que no cambian nunca), en el mundo de la tecnología esta máxima se cumple, y cada vez con mayor velocidad. En este contexto observamos una tendencia positiva representada por el crecimiento del conocimiento científico y el desarrollo tecnológico, y por otro lado observamos una tendencia negativa representada por los cambios sociales, representados por el desarrollo de habilidades y destrezas que los individuos en cada generación debe adquirir para asumir estos cambios tecnológicos.

Heráclito, en su razonamiento, afirmaba que “nadie se baña dos veces en el mismo río”. El fundamento de esta frase parte de que, para este pensador, todo estaba en permanente cambio, por lo que el agua del río –y el individuo mismo– sería diferente cada vez que alguien entrara en él.

En nuestro caso, aplicando la metáfora citada anteriormente al desarrollo de software, podemos equiparar el “río” a la tecnología y a las necesidades de las nuestros clientes y sus empresas, y el “individuo” al programador de aplicaciones de software de gestión. 

Entrevistas de trabajo para programadores

¿Cómo saber si seré un buen desarrollador de aplicaciones de gestión empresarial? Diría que para cualquier profesional en un entorno híper-cambiante, lo más importante es ser flexible ante el cambio y para conseguirlo hay que tener una serie de hábitos que van desde la formación continua hasta otros aspectos, la mayoría relacionadas con lo que ahora llaman habilidades blandas.

La idea de escribir este artículo me vino de después de una conversación con un responsable de recursos humanos que estaba en pleno proceso de entrevistas con candidatos que optan a un puesto dentro de un departamento de informática de una gran como programador. El puesto lo venía ocupando un responsable de sistemas que acordó una prejubilación. Me contó el tipo de pruebas que estaban haciendo, en pizarras blancas y tal para probar los candidatos.

Pruebas en pizarras blancas para programadores

Lo cierto es que para mí resulta algo gracioso, y un poco trágico, el enfoque tipo “bueno, simplemente pon a prueba sus habilidades tirando de pizarra durante el proceso de selección, o mejor aún, haz varias pruebas, una y otra vez en la pizarra…” porque así es como la mayor parte de las empresas más importantes examinan a los programadores que quieren contratar y personalmente tengo muchas dudas de que ese tipo de pruebas realmente sirvan para algo en verdad.

¿Por qué trágico? Porque este tipo de pruebas no te dicen mucho sobre la aptitud natural de la persona para la programación o sobre su talento. Sólo te dice que estaban lo suficientemente desesperados por conseguir un empleo y para ir a practicar las preguntas de la pizarra una y otra vez hasta que pudieran hacerlas con los ojos cerrados.

Programando se usa el hemisferio derecho

El desarrollo de software es una actividad que se realiza con el hemisferio derecho del cerebro y que implica mucha creatividad. La creatividad se manifiesta con más facilidad en la mayoría de las personas a las que se les da la oportunidad de trabajar tranquilamente en sus mesas en la resolución de problemas, sin estrés ni presiones indebidas. Estos perfiles creativos utilizarán todas y cada una de las herramientas a su disposición para adquirir conocimientos y solucionar el problema. Google, Stack Overflow, libros, compañeros de trabajo, prueba y error, etc. Ninguno de éstos recursos está presente durante una sesión de pizarra.

“Pizarrear” un problema de programación en una entrevista es definitivamente una actividad del hemisferio izquierdo. El candidato se encuentra bajo estrés, callado, en modo lucha o huida. Sólo hay una cantidad mínima de pensamiento real para la resolución de problemas que podrán aportar al mismo en ese tipo de entorno. La mayoría de los problemas de programación en pizarras que plantean las principales empresas de software son bastante complicados.

Las pruebas premian la memoria

Para resolver los problemas de la pizarra, los candidatos que superen la prueba deben anticipar el tipo de problemas que probablemente se les plantearán con antelación, y practicar su resolución también con antelación, de modo que puedan centrarse en cualquier pequeña variación que pueda existir en el problema que se les ha planteado, y pasar la mayor parte de su tiempo escribiendo simplemente una solución que recuerde sustancialmente, usando más la memoria que otra cosa.

Resolver uno de estos problemas, sin errores, en una sesión de 50 minutos sin haber visto el problema antes, es altamente improbable para casi cualquiera, excepto para unos pocos superdotados. Imagínate darle a un candidato un cubo de Rubix y decirle que si pueden resolverlo delante de ti en 50 minutos, podrían conseguir el puesto. Si nunca lo han visto antes, es bastante improbable que tengan éxito, porque los conocimientos necesarios para resolverlo sin ayuda requieren varias horas de prueba y error.

Por otro lado, si conocen bien el truco (lo pueden encontrar por todo YouTube), y lo han practicado, se puede resolver en pocos minutos. ¿Es el candidato seleccionado más inteligente que el que no lo ha sido? En realidad no tienes ni idea. Sólo te has percatado de que a un candidato se le había preguntado ese problema antes, y que tomó la iniciativa de memorizar la respuesta.

Conclusión

Personalmente, si quisiera estar muy seguro de la idoneidad de un candidato, les daría un problema para llevar a casa y programarlo. En la entrevista, si son capaces de defender su diseño e implementación haciendo un análisis y un repaso contigo, probablemente son muy buenos desarrolladores de software. ¿Personalidad? ¿Idoneidad? De eso se trata ya en el resto de la entrevista personal.

Velneo es el entorno ágil para el desarrollo
de aplicaciones empresariales

PRUEBA VELNEO

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta dichas cookies y nuestra política de cookies. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies